Dominica

Esta isla de 290 millas cuadradas (750 km2.) es obligada para los eco-turistas, naturalistas, botánicos buzos, y visitantes que buscan unas vacaciones de aventura. Dominica es una de las pocas islas del Caribe que verdaderamente ha cambiado muy poco desde que Colón la visitó y la nombró así hace 500 años. Conocida como la Isla Natural del Caribe, Dominica tiene un microclima único, bosques tropicales frondosos, picos volcánicos, cascadas ensordecedoras, colinas cubiertas de neblina, manantiales sulfurosos, albercas de lodo terapéutico burbujeante, y ríos de aguas minerales. Esta maravillosa tierra tropical tiene 365 ríos, muchos de ellos son muy buenos para nadar. Las plantas y animales exóticos que han sido destruidos en las islas cercanas, florecen aquí. Cuando usted pasea a través de los bosques de la isla, usted está tan cerca de la naturaleza como nunca lo imaginó estar. Algunas de las más exitantes vistas de la isla se pueden apreciar en los 17,000 acres (69 km2) de Parque Nacional Morne Trois Pitons, un sitio nombrado de herencia Natural Mundial. Aquí usted verá picos cubiertos de neblina, asomándose sobre el bosque tropical, así como maravillarse con el Lago Boiling, en donde aguas sulfurosas hierven y emiten vapor a más de 197°F (92°C) . La vida marina de la isla es igualmente inspirante. Hay excelentes lugares para bucear con paredes delgadas, valles y manantiales en el océano. De Noviembre a Marzo, las ballenas jorobadas y especialmente los espermas de las ballenas y sus crías, se dejan ver en la profundidad, en las calmadas aguas del mar adentro. Los viajes de avistamiento de ballenas son muy populares entre los visitantes. Otro aspecto vital de Dominica, es que hoy es el hogar de 3,000 descendientes sobrevivientes del Caribe, gente pre colombina, quien le dio a los caribeños su nombre. 

Cruceros con parada en Dominica