Puerto Egas

Una visita a Puerto Egas comienza con un paseo por las playas de arenas oscuras de la bahía de James y sigue con una caminata a lo largo de la costa rocosa. Esto da a visitantes la oportunidad de ver algunas piscinas naturales provocadas por la marea, con abundancia de esponjas, caracoles, cangrejos ermitaños y variedad de exóticos peces. La caminata también ofrece a los visitantes la vista de una diversidad de aves marinas costeras, iguanas y leones marinos. Hay dos excursiones interesantes realizadas normalmente en Puerto Egas. La primera es un recorrido corto desde el sitio de llegada y lleva a los visitantes al lugar de uno de los primeros esfuerzos empresarios de las Islas Galápagos. Por décadas la sal fue extraída de una salina de un cráter local. Esta industria fue abandonada en los años 50, pero todavía pueden verse viejas máquinas y partes herrumbradas de edificios. El recorrido sigue la trayectoria usada una vez por los trenes al cono del cráter. La segunda excursión comienza a una distancia corta de las piscinas de la marea. Los lobos y los leones marinos son habituales nadadores en las piscinas anilladas de lava rocosa. Ésta puede ser una única oportunidad que tienen los visitantes para ver a los lobos marinos y nadar con ellos. Estos animales fueron perseguidos casi hasta su extinción por los cazadores de pieles. El lobo marino de las Islas Galápagos es el más pequeño de su especie encontrado en el hemisferio meridional, ahora se ha recuperado y se compara en número con los leones marinos. Durante el día se ocultan del sol ecuatorial caliente en estantes o cuevas de los acantilados rocosos de lava. En la noche se alimentan del calamar y pescados evitando a los tiburones, que son su depredador natural. El agua clara cristalina, los puentes volcánicos, los lobos y leones marinos hacen de éste un lugar magnífico para la natación y snorkeling.  

Cruceros con parada en Puerto Egas