Isla Rabida/Jervis

Localizada justo al sur de la Isla Santiago, Rabida (también conocida como Isla de Jervis) es una pequeña formación de apenas 2 kilómetros de ancho y 400 metros sobre nivel del mar en su punto más alto. Es una de las más volcánicas dentro de las variadas Islas Galápagos. Su formación geológica consiste en colinas erosionadas y llamativamente coloreadas por las salpicaduras de lava. La playa rojiza y las cuestas volcánicas escarpadas dan a esta isla un aspecto distintivo. Rabida es el hogar de una variedad de animales exóticos. Las iguanas marinas, antepasados de las polémicas iguanas de tierra, son comunes en sus playas y los ruidosos leones marinos son a menudo vistos reposando en las cuevas cercanas. La laguna salada de Rabida es el lugar de alimentación para los flamencos, los patos de cola pintada de Bahamas y los pelícanos marrones. Esta isla puede ser el único lugar en donde los aficionados tienen la oportunidad de observar esa especie de aves. Haciendo un recorrido corto los viajeros pueden observar pinzones, palomas, currucas amarillas, y muchos otros pájaros que componen la variada fauna de las Islas Galápagos. La vegetación consiste principalmente en el cactus opuntia, árboles de palosanto y arbustos scrubby. Acabada la exploración por tierra, los visitantes pueden complacerse en la belleza de las aguas circundantes. La natación es una de las ofertas en las magníficas y aisladas playas, así como el snorkeling, con la ocasión casi garantizada de avistar tiburones y manta rayas.