Floreana Island

Floreana, la sexta isla más grande de las Galápagos, y una de las primeras que se habitaron, es mejor conocida por sus historias de piratas, de cazadores de ballenas y de colonos. La Bahía del Correo, Post Office Bay, donde los marinos del siglo XVIII utilizaban un barril como buzón y oficina postal, se puede visitar hoy. La idea detrás del barril era que otros marinos británicos que pasaran por la isla tomaran esas cartas y en mano las entregaran en Inglaterra. Las cartas y las postales sin estampillas se pueden depositar en el barril actualmente; sin embargo no cuente con una entrega rápida. La isla de Floreana tiene dos atracciones principales para el visitante, Punta Cormorant y Devil’s Crown, la Corona del Diablo. Punta Cormorant es una playa tropical arenosa. Mientras que exploran los alrededores de la playa, los visitantes presenciarán muy probablemente los divertidos juegos de los majestuosos leones marinos en las aguas de color verde aceituna. El color del mar es debido a la gran proporción de cristales de olivine, un mineral volcánico vidrioso. A menudo los flamencos visitan la laguna de esta parte de la isla para su alimentación. Numerosas especies de aves pueden avistarse, tanto las que habitan permanentemente como las que parten y arriban en sus vuelos migratorios, especialmente alrededor de la laguna. El centro del cono volcánico, Devil’s Crown, es una locación especial para el snorkeling, por la transparencia de sus aguas y la presencia de formaciones coralinas colmadas de leones marinos y coloridos peces tropicales.