Samaná

Samaná es un destino para los amantes de la naturaleza y aventureros. Montañas verdes, grandes playas, soledad, pequeños pueblos en medio, aguas color turquesa. Samaná es también un destino romántico, y muchos de sus pequeños hoteles son perfectos para recién casados. Samana es también una buena elección para buzos experimentados. Y es el principal lugar para quedarse si le gusta observar ballenas. Es el lugar ideal para sentarse en una terraza o en la sombra de una palmera, bebiendo algo fresco y descubrir el raro sentimiento de estar feliz por estar vivo. La exuberancia de la zona y la variedad de atracciones naturales la hacen la elección perfecta para aquellos que buscan una vacación activa. La acción está ahí si la quiere. Montar a caballo, nadar, bucear con snorkel, tirarse unos clavados, pasear en velero y todas las actividades que llegan con la hermosa naturaleza. Es posible pasar sus días vegetando en las playas frente al hotel, pero Samana es realmente para exploradores. Samana tiene un sabor Europeo distintivo- los franceses fueron primero, pero ahora muchos italianos y españoles han abierto negocios para satisfacer a los turistas en la zona. Es importante notar, que Samana es una zona turística donde las tarjetas de crédito no son muy bien recibidas. Es mejor traer efectivo, cheques de viajeros o usar su tarjeta de débito en los bancos del pueblo.  

Fotografías de Samaná

Cruceros con parada en Samaná